Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea


Los medios sandinistas y la apología del «escaliche»

Francisco Javier Rayo Valle | 14 septiembre de 2009

Para desgracia de la juventud de nuestro desventurado país, y a la vista y paciencia del Ministerio de Educación, desde hace mucho en la Nueva Radio Ya y desde hace unos meses en el Canal 4 Multinoticias, se transmite un programa humorístico supuestamente, con una sistemática carga de deformación a la juventud, en el que se dan clases de "escaliche", o sea el argot de los delincuentes, pero de los delincuentes que no usan saco y corbata.

Los autodenominados artistas que realizan dicho programa fueron inicialmente a parar a la emisora de radio, tras ser expulsados del Canal 2, donde les permitían esa deformación a la juventud, e incluso sus vulgaridades extremas hasta constantes "hijueputazos", y por supuesto la difusión del "escaliche", supongo que para ahorrarse unos dólares en la no importación de programas humorísticos enlatados, también decepcionantes.

Pero es inadmisible que una emisora de radio popular, y que se autodefine (aunque rara vez) como una emisora del Frente Sandinista de Liberación Nacional, y peor aún el Canal 4 Multinoticias, que dice ser "el canal de la dignidad sandinista", presten sus ondas hertzianas y su innegable auditorio, para la enseñanza del "escaliche", dando pelos y señales de cómo lamentarse de no haberle arrebatado la cartera a una mujer, por ejemplo, o que está palmado, o de goma, o que lo persigue la Policía.

Caer en la tentación de transmitir este tipo de programas sólo confirma la mediocridad que ha campeado por años en tales medios, ante la carencia de recursos humanos para hacer humor sano, o las neuronas necesarias para descubrir que es más edificante promover y transmitir lo que hacen 1.5 millones de estudiantes en nuestras escuelas.

Y la enseñanza del escaliche es sistemática, no sólo porque de lunes a viernes se transmite por radio, y los sábados y domingo por televisión, sino porque para que el joven "lo aprenda bien" se lo ponen escrito en pantalla, en escaliche y su traducción al español en off primero, y en español con traducción en escaliche después. ¿No es ésta una forma metodológica y pedagógica de las más modernas y de mayor penetración? ¿Y su contenido no es deformante? Para colmo, los artistas de marras también lo llevan ahora también de cantina en cantina como presunto "show".

La Constitución Política consigna el derecho de los artistas a ganarse la vida, pero también establece como "idioma oficial" el español, y las leyes que de ella se derivan también castigan la apología al delito, porque es apología al delito inducir a la juventud a arrebatar carteras u otras infracciones a la ley, a burlarse de la Policía –de la institución y de sus agentes–, de los padres y madres, de la sociedad en su conjunto: del Poder Ciudadano.

Desde hace años, los medios de comunicación radiales y televisivos evaden la ley que les obliga a transmitir música nacional un miserable 5% del total de sus horas de transmisión. Un miserable 5%. Y ya no pidamos que transmitan programas en los que exalten los valores de nuestros próceres, de nuestros héroes y mártires, la Historia de Nicaragua, su geografía, etc. Eso es mucho pedir. Los dueños de los grandes medios se opusieron a ello cuando se votó esa ley, simplemente porque no tendría "rentabilidad", es decir dinero, lucro.

Pero permitir programas como los de ese par de señores, autodenominados artistas, es otra cosa. Es la formación masiva de los llamados "lumpens", es la apología a involucionar a la sociedad, Poder Ciudadano, sembrando la semilla en nuestra juventud hacia el delito y el delito mismo como carrera oficial, máxime que voluntaria o involuntariamente tiene metodología y es sistemática.

El programa de marras y su enseñanza continúa transmitiéndose sin siquiera una protesta de la Policía Nacional y, especialmente, del Ministerio de Educación y el Consejo Nacional de Universidades, que tienen en él un poderoso adversario en su obligación (por ley) de educar, de formar, a la juventud en valores morales, éticos, humanos, y por el contrario, los induce impunemente al delito, o al menos a arrebatar carteras.

La mediocridad no sólo se transmite de la radio a la televisión "afín al gobierno", ya que el canal televisivo también abre sus puertas a otro programa de la Nueva Radio Ya, nada constructivo, con la misma gente de la emisora de radio, y con las vulgaridades de siempre, supuestamente graciosas, muy, pero muy lejos de uno de los objetivos de la comunicación: educar.

El recién creado Foro de Periodistas Sandinistas se fundó para "combatir a la dictadura mediática", pero con programas como esos les hacemos un flaco favor a los señores de los "negocios de la comunicación", al darle herramientas para que nos pongan por el suelo, y con programas como esos no podría defenderse "la revolución en esta nueva etapa". Para ser consecuente con su definición, el Foro de Periodistas Sandinistas debe condenar ese tipo de programas y exigir su cierre, habida cuenta que educa hacia el delito.

Fíjese en un detalle: el ministro de Educación, Miguel De Castilla, llamó a toda la población a "poner en su casa la bandera de Nicaragua", en este mes de la Patria. Fueron pocos los medios de comunicación sandinistas y antisandinistas que le permitieron a De Castilla hacer el llamado, algunos quizá por unos pocos segundos, la mayoría en off (hablando él o la periodista). Mientras que la enseñanza del escaliche se transmite toda la semana y por varios minutos cada día. ¿Hacia dónde vamos?

Pero la responsabilidad de parar esto no sólo es del Ministerio de Educación, del Consejo Nacional de Universidades, y obviamente de la Nueva Radio Ya y el Canal 4 Multinoticias, es de todos los y las nicaragüenses que debemos preocuparnos porque nuestros jóvenes tengan mejores oportunidades de las que nosotros tuvimos, mejor educación, y no convertirlos en una masa de delincuentes, porque los enemigos de la revolución son inmunes al escaliche, ellos se preparan y estudian para vivir de y saquear las arcas del Estado.

Así que estamos ante la disyuntiva de que o paramos de un tajo programas como esos o nos convertimos en cómplices de que gran parte de nuestros hijos o nietos hablen escaliche, vivan y sean delincuentes, dentro o fuera de las cárceles, sometidos a una clase dominante que hablará en español. De ello serán responsables quienes promueven esos programas, quienes los permiten, y quienes callan.



Mostrar comentarios [10]

Comentar     Arriba

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

19 de Julio en la plaza del corazón

Publicado el 18 julio de 2014

Pensamiento Crítico

¡Gloria a Ucrania! ¡Gloria a los héroes!: en torno al derribo del avión malasio

En memoria de las "brujas de la noche" Natalia Meklin, Vera Belik y Polina Gelman (1). 1.- ...

«Vivimos en dos mundos paralelos y diferentes: el online y el offline»

En un mismo tono de voz e igual grado de expresividad, Zygmunt Bauman, el sociólogo más influyente ...

Venezuela: La izquierda y los derechos humanos

La izquierda se ha relacionado de diversas maneras con el discurso de los derechos humanos. ...