Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea



Ahora resulta que Bolaños no hizo «más» (¿hizo algo?) por culpa de Daniel

Agencia AP. Desde Washington. | 22 noviembre de 2006

Comentar    
El presidente Enrique Bolaños, quien entregará el cargo a su archienemigo Daniel Ortega en enero, dijo el miércoles que se iba "acongojado" porque no pudo hacer más por su país por los contratiempos que le impuso el próximo presidente. "No puedo menos que sentir congoja, pues pudimos haber avanzado mucho más en beneficio de los más necesitados", dijo Bolaños en un discurso de despedida ante el Consejo Permanente, un órgano conformado por embajadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Bolaños, quien habló en una sesión extraordinaria convocada para escucharlo, no mencionó sin embargo a Ortega por su nombre en ningún momento. "A las normales dificultades y obstáculos encontrados, se sumaron otras artificialmente provocadas para acentuar los problemas y dificultar el necesario buen gobierno, que un país como el nuestro" reclama, afirmó. Según la agencia AP, "Ortega se alió a su vez con su adversario político, el ex presidente Arnoldo Alemán, en un pacto que les permitió controlar prácticamente todas las instituciones del país y socavó la estabilidad en el cargo del propio Bolaños con reformas constitucionales". "En un intento desesperado para no perder la presidencia, Bolaños apeló a la OEA en busca de ayuda internacional y el consejo envió misiones especiales que finalmente pudieron llegar a un entendimiento con Ortega y Alemán para postergar hasta enero próximo la entrada en vigencia de las reformas". "Nicaragua agradece habernos ayudado a la construcción de una democracia más cercana a la satisfacción de las necesidades de los más necesitados", dijo Bolaños. Como parte de ese agradecimiento, Bolaños dio al secretario general de la OEA José Miguel Insulza una condecoración especial. La OEA intervino en Nicaragua después que este país pidiera la activación de la Carta Democrática Interamericana, que hace de la estabilidad institucional su principal campo de acción en las Américas. El representante personal de Insulza para la crisis nicaragüense, el ex canciller argentino Dante Caputo, es actualmente subsecretario general de la OEA para asuntos políticos. Bolaños agradeció a la OEA y la Corte Centroamericana de Justicia por haber ayudado a su administración a conjurar lo que hoy llamó "un golpe de Estado técnico contra el sistema político (nicaragüense) establecido". "El sistema democrático y el estado de derecho han salido fortalecidos... y este es un triunfo de todos", dijo Bolaños. Indicó que cuando asumió la presidencia en enero de 2002 encontró un país que había sido particularmente empobrecido en la década de los 80, en que gobernó Ortega. Pero, se iba dejando un país con economía en crecimiento e integrado a la comunidad internacional en las finanzas y el comercio. "Dejo al gobierno entrante, la mesa servida para servir a Nicaragua", declaró. Bolaños afirmó que es "impostergable" revisar los instrumentos jurídicos de la OEA para hacer frente a las "novísimas" formas de atentar contra la democracia en América. El presidente señaló que en su país se han puesto a prueba los instrumentos jurídicos para la preservación de la democracia representativa, pero recalcó que "es impostergable la revisión de los mismos para enfrentar nuevas, novísimas formas, de atentar contra la democracia, el Estado de Derecho y la libertad de los ciudadanos". Se refería fundamentalmente a la Carta Democrática Interamericana y a la Carta constitutiva de la OEA. Bolaños manifestó que esas nuevas e inéditas formas de conspiración deben ser detectadas, analizadas y descubiertas para evitar que luego se pongan en duda el sistema y sus valores. Tras resaltar los "grandes logros" de su Gobierno de cinco años de duración que finalizará en enero próximo, sostuvo que además de dejar "la mesa servida y los cofres llenos" a Ortega, deja abiertos los caminos al desarrollo. Insistió en que durante su mandato, en Nicaragua se pasó del negativo al positivo: "los cofres están llenos; las reservas internacionales son las más altas de nuestra historia; igual las exportaciones, las recaudaciones fiscales y el presupuesto nacional", dijo el mandatario. Por otro lado, se vanaglorió de que Nicaragua es "sin lugar a dudas, el país más seguro de Centroamérica". Para Bolaños, a estos logros se suma uno de los retos "siempre amenazante y que seguimos comprometidos a vencer: la corrupción", a la que se comprometió a seguir combatiendo "hasta lograr despartidizar los poderes del Estado". También prometió continuar en la batalla desde la llanura "para que las instituciones y Poderes del Estado no estén al servicio de los intereses de los partidos políticos ni de los intereses egoístas de los caciques políticos". Añadió que el pueblo nicaragüense avanzará mucho más en la erradicación de la pobreza, cuando los partidos políticos no sean propiedad privada de personas ni de familias, y cuando impere la democracia en las decisiones internas colectivas, "dando paso al verdadero poder ciudadano". Finalmente, Enrique Bolaños resaltó que en Nicaragua "el terminar con la histórica pobreza" está ahora al alcance en la actual generación, pero advirtió que esto sólo se logrará si se comprende -"y no se desprecia"-, la oportunidad histórica que ahora se le presenta a Nicaragua. El Secretario General de OEA, José Miguel Insulza intervino en la sesión protocolar del Consejo Permanente convocada para recibir al Presidente de Nicaragua Enrique Bolaños. Insulza reiteró el apoyo del organismo regional al pueblo y gobierno de Nicaragua. La OEA seguirá "trabajando junto a sus autoridades democráticas y al nuevo Presidente", para que se continúe el proceso de fortalecimiento de las instituciones que se ha venido llevando a cabo en ese país, dijo. El Secretario General valoró la acción del Presidente Bolaños al "posibilitar más que ningún otro, la buena conclusión" de la crisis política suscitada en el último trimestre de año 2004 y en el transcurso de 2005. "El Presidente Bolaños ha sabido combinar en su gobierno la fuerza, la dedicación, la flexibilidad y la inteligencia para sacar adelante una situación muy difícil y al hacerlo, ha prestado un servicio muy importante, no sólo a su país sino a la democracia en toda nuestra América", dijo Insulza. "Estamos muy agradecidos por lo que el Presidente Bolaños ha hecho. Deja un país mucho más sólido desde el punto de vista económico y desde el punto de vista de su futuro, que aquel país que encontró hace algunos años", subrayó Insulza.


Comentar     Arriba

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

Un país, dos modelos de educación

Publicado el 30 octubre de 2014

Por las mejoras del diseño curricular

Publicado el 30 octubre de 2014

La profesión docente y la Autonomía Escolar

Publicado el 23 octubre de 2014

Pensamiento Crítico

El bloqueo o la crueldad sin límites

La Asamblea General de las Naciones Unidas considera hoy por vigésima tercera ocasión este tema tan ...

Elecciones EEUU: más de lo mismo

En las elecciones intermedias de Estados Unidos, el pueblo más espiado y encarcelado del mundo, que ...

Dilma: victoria y nuevas batallas

Escribo con regocijo por la paliza número 23 propinada a Estados Unidos en la ONU con la condena ...