Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea



Damnificados del terremoto en El Salvador: entre las ruinas y el olvido

Por Daniel Trujillo, Diario Co Latino, de San Salvador. | 20 enero de 2007

Comentar    
El moho de la lámina refleja la espera y el olvido de seis largos años. Las paredes de la casa lucen más frágiles que aquella mañana del 13 de febrero de 2001, fecha en la sucumbió ante los 6.1 grados, en la escala de Richter. Recostado en su hamaca y con su mirada perdida hacia los verdes matorrales del Barrio de Jesús, en el municipio de San Ramón, Cojutepeque, José Isaac Tisnado de 28 años de edad tiene muy presente en su recuerdo aquella trágica mañana. Amable y amistoso como le caracteriza su personalidad, acompañado por sus dos hijas menores, cuenta cómo, después de seis años, la ayuda para superar su patética situación es nula. A seis años del terremoto del 13 de febrero de 2001, Tisnado asegura que "ni por joder" las autoridades edilicias o gubernamentales se han acercado para verificar su precaria situación. "Al principio (2001) no nos dieron nada, pero después apenas nos dieron unas láminas para poder hacer una champita… de ahí no nos han dado nada", lamentó. Debido al deterioro de las viejas láminas, José, como pudo consiguió unos cuantos adobes para "reforzar" su humilde vivienda y así forjar lo que él llama "su terruño familiar". A su lado, las dos pequeñas juegan entre sí entreteni-damente como queriendo abrir un espacio al optimismo perdido y así transmitirle también que la esperanza es lo último que tiene que perder. "Nosotros así vamos como podemos, porque uno de pobre sólo tiene la venta de lo que se cosecha para pasarla… sólo frijolitos se comen, o si no, tortilla con sal", comenta cabisbajo. Al salir de la casa de Tisnado, el camino es polvoriento y pedregoso. Sólo se escucha el débil viento de verano al golpear contra las ramas de los árboles de naranjo plantados en los alrededores. A un costado del sendero otra vivienda a la vista pareciera dar testimonio de las secuelas del terremoto. Acompañado por su mujer, su hija y la suegra, Luis Platero explica: "hemos levantado la casa como pudimos, las autoridades dicen que el problema de nosotros es que vivimos en una zona de alto riesgo, pero ¿para dónde me voy a ir si no tengo otro lugar?". Al igual que la mayoría de habitantes del lugar, se consideró otro olvidado más de quienes pregonaron ayuda a los damnificados. "Yo pido que me ayuden a reconstruir mi casa, porque lo que aflige siempre es cuando llueve… y los grandes nortazos que le pueden levantar la champa a uno", dijo. Cuando sucedió el movimiento telúrico, Platero barría en su casa y narró el momento de terror que vivió su familia. "Si de milagro nos salvamos todos, porque ya casi nos caían los horcones encima", recuerda. A unos cuantos metros de la morada de Luis, una pequeña casa de lámina se refleja en medio del profundo verde de los árboles frutales. María Ivania Martínez, junto con su madre y sobrina, habitan, lo que ella llaman "el pequeño horno". Martínez asegura que muchas de las familias del lugar siguen afectadas por los estragos del terremoto de 2001 y que "los más cercanos al partido que gobierna la alcaldía han salido beneficiados". "Quedamos al aire libre como 15 días. Nos dieron plástico y después algunas láminas, pero de ahí hasta ahorita, nada", sostiene María, quien dejó de trabajar para estar pendiente del delicado estado de salud de su madre. "Ya nos acostumbramos a no seguir pidiendo ayuda porque nunca nos la dan", lamenta la mujer. Ante esta situación de olvido, el síndico de la alcaldía de San Ramón, Oscar Argueta, aseguró que de parte de la municipalidad existe un programa denominado "Sueño Posible", el cual brindará 145 viviendas permanentes a las familias afectadas por el terremoto de 2001. "El programa va por etapas, ahorita están construyendo casas en ‘San Cristóbal’, luego va para ‘El Carmen’, luego ayudará a estas familias afectadas", afirma el síndico. "Otro de los impedimentos para que la ayuda no se haga efectiva en estas familias, es que muchas de ellas no cuentan con escrituras de los terrenos donde han edificado sus viviendas", sostiene. Las familias afectadas por el terremoto, urgen ayuda inmediata, ya que ellos pasaron de ser labradores de la tierra a "damnificados de por vida".


Comentar     Arriba

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

Día para celebrar. Mañana, a seguir luchando

Publicado el 17 diciembre de 2014

RADIO LA PRIMERISIMA CUMPLE 29 AÑOS

Publicado el 16 diciembre de 2014

Pensamiento Crítico

Teología en la liberación de los 5

En pleno acto recordatorio del 184 aniversario del fallecimiento del Libertador Simón Bolívar, ...

Las victorias de Cuba

Cuba y Berlín eran las dos esquinas más tensas de la guerra fría. La caída del muro sacó a Berlín ...

CIA: maten a los rebeldes

En ocasiones, asesinar a las cabezas visibles de un movimiento armado resulta positivo en la lucha ...